Planteamiento



La educación actual en España tiene muchas carencias que se han puesto de manifiesto en las distintas pruebas internacionales, siendo el fracaso escolar el síntoma más visible de los problemas que presenta la Educación Secundaria Obligatoria. Acualmente en nuestras aulas hay unos adolescentes que han perdido por completo el interés por el estudio y las familias no logran comprender como sus hijos, que antes eran tan listos y les gustaba el colegio, ahora no aprueban casi nada y, lo que es peor, no tienen el mínimo interés por aprender.
Tenemos un sistema educativo formado por materias inconexas, alejado de la realidad en que vivimos, con una educación fundamentalmente memorística y repetitiva, donde el principal material es el libro de texto. Además la evaluación, que es la que marca los métodos de enseñanza, sigue centrada en los desmotivadores exámenes. Todo ello conlleva que el profesorado continúe con prácticas similares a las utilizadas en el siglo XIX, que no desarrollan las diversas capacidades de los alumnos y lo que es peor, que anulan por completo la creatividad.


      El presente proyecto pretende dar una respuesta a las diversas dificultades por las que atraviesa nuestro modelo educativo, poniendo en práctica una nueva metodología de aprendizaje activo que es aconsejada por todos los referentes europeos y también incentivada por nuestra legislación educativa actual. Procura además este proyecto impulsar el aprendizaje colaborativo, que ayude a modificar el rol que el profesor desempeña actualmente en el aula, pues ha de pasar de ser el actor principal, a ser guía y facilitador de los aprendizajes.

Esta metodología al que nos hemos referido es el Aprendizaje Basado en Proyectos (ABP) que hasta ahora se ha implantado en algunos centros de Educación Infantil y Primaria de nuestra Región, pero se ha creído, de una forma errónea a nuestro juicio, que en Educación Secundaria la clase tradicional da mejor respuesta a las necesidades del alumnado. Esto ha llevado a una educación centrada en el trabajo del profesor en el aula y a la valoración de ciertas capacidades intelectuales del alumno, despreciando otras que también son imprescindibles para su desarrollo personal e integración social.


Es más, los proyectos de innovación que actualmente se presentan en Educación Secundaria en nuestra Región, se han limitado a propuestas aisladas, en las que algún profesor innovador ha realizado proyectos en su materia con sus alumnos, o a la realización de varios proyectos interdisciplinares a lo largo del curso por un conjunto de profesores. Concretamente nuestro centro, a lo largo de estos años, ha puesto en práctica proyectos innovadores en los que han participado gran número de profesores y alumnos del instituto.

El presente proyecto es mucho más ambicioso y pretende implantar en todos los grupos de un mismo nivel el Aprendizaje Basado en Proyectos en el IES Ramón y Cajal. En este modelo los profesores realizan proyectos interdisciplinares comunes, en el que se desarrollan las variadas capacidades de los alumnos a través de propuestas cercanas a su vida. De esta forma pasaremos de educar con libros de texto a educar con vivencias.

 
 
 Para todo esto es importante replantear la concepción de una única inteligencia dominante e integrar en el aula los diferentes modos de acceder al conocimiento, contando además con una integración de ambos hemisferios cerebrales, donde se engarce razón y pasión. Nuestro empeño es incorporar de un modo sencillo y práctico las Inteligencias Múltiples en las aulas de un centro de Educación Secundaria, en nuestro caso el IES Ramón y Cajal de Mucia. Precisamente, en el libro “Tristes Institutos” (Contreras, García y Rivas, 2010) se hace una reflexión sobre lo alejados que están los centros de secundaria, a veces, de fomentar la motivación del alumnado y de organizar proyectos de trabajo globalizadores, interdisciplinares, donde se presente el conocimiento como un reto y un desafío. Hemos de considerar, de igual modo, el desarrollo de las competencias clave, comenzando con el desarrollo de las capacidades de aprendizaje socioemocional, de aprender a aprender y del metaconocimiento, el desarrollo de las habilidades de manejo de medios informáticos y acceso al conocimiento múltiple, las capacidades de comprensión y expresión lingüística, matemática, musical y corporal…


La teoría de las Inteligencias Múltiples de Gardner se encuentra en la línea de las concepciones contemporáneas de la inteligencia, junto a los planteamientos de Mayer y Salovey, Sternberg o Feuerstein. Se trata de desplegar todo un potencial para la adquisición del conocimiento de una forma integradora, desde diversos dominios, utilizando los objetos, palabras, números, elementos musicales, cinestésicos, situaciones personales y sociales, el espacio y el tiempo para acceder al conocimiento. Esta teoría proporciona un marco teórico para el estudio de las diferentes habilidades del alumnado y para que desarrolle su perfil cognitivo. Hablaríamos del desarrollo de ocho inteligencias, la lingüística, la lógico-matemática, la musical, la cinestésico-corporal, la espacial, la intra-interpersonal (emocional), la naturalista y la existencial. Por tanto, atrás quedan los modelos donde se conceptualiza la inteligencia como única, innata, constante, heredada, inflexible, y cuantificable y medida con un número: el coeficiente intelectual.

Los alumnos llegan a clase con todo un potencial en las diferentes inteligencias, que han de compartir, integrar y activar. Por ello, el aula ha de convertirse en un lugar de encuentro, de motivación, de trabajo en equipo, de desarrollo integral y de despliegue de las diferentes formas de aprender, desarrollando al mismo tiempo las competencias señaladas. Unos alumnos se motivarán más por determinados canales más visuales, otros más auditivos o cinestésicos, musicales, etc., de modo que el conocimiento se ha de adquirir desde todos estos enfoques compartidos. Nuestro objetivo quedaría centrado en la motivación, y el desarrollo de un pensamiento fluido y creativo, donde entran en acción los elementos de bienestar personal y desarrollo intelectual y social, desde el trabajo en equipo e individual.

Por tanto, las competencias clave se pueden adquirir de forma más completa mediante proyectos grupales interdisciplinares que desarrollen las distintas fortalezas o inteligencias de los alumnos. En estos proyectos, cada materia que interviene, valora la consecución de sus objetivos específicos mediante las diversas actividades que lo componen, utilizando los criterios de evaluación y estándares de aprendizaje propios.
  

Hemos tenído la gran idea de disponer los grupos de un mismo nivel que trabajan por proyectos en aulas contiguas, para poder poner tres profesores cuando los alumnos realizan los proyectos de aprendizaje. Imitando de esta forma la organización que realizan los centros más inovadores de Europa, que han quitado las paredes de las aulas construyendo aulas más grandes, con capacidad para dos o tres grupos, para que de esta forma, con la necesaria coordinación del profesorado, éste se convierta en verdadero orientador y guía del aprendizaje de los alumnos.
   

En este cambio metodológico estamos apoyados por Mª Dolores Prieto Sánchez docente e investigadora de la Universidad de Murcia, que es catedrática de Psicología Evolutiva y de la Educación, quien ha colaborado con Robert Stemberg el ‘investigador de la inteligencia’ en la Universidad de Yale y con Howard Gardner (premio Príncipe de Asturias a las Ciencias Sociales) con quien trabajó también en la Universidad de Harvard. Ella es conocedora de toda nuestra actividad innovadora, ha asistido a reuniones de coordinación del equipo docente en nuestro centro y nos está ayudando y asesorando en este cambio metodológico que ahora emprendemos.


Ponencia de Fernando Trujillo sobre ABP